¿QUE SON LOS SUEÑOS LUCIDOS?

Cuestionar la veracidad de los sueños, es un acto innegable, considerando que todos hemos experimentado en más de alguna oportunidad la sensación de continuar con nuestra realidad mientras descansamos. No obstante, esta sensación de familiaridad en una dimensión menos tangible que la nuestra, en ocasiones resulta enigmática por cuanto no es posible comprender aquella experiencia en base a nuestro entendimiento, lo que dificulta su interpretación. Sin embargo, y a la luz del conocimiento gnóstico, este tipo de experiencias oníricas,  son conocidas como desdoblamiento astral o viaje astral .

Cuando hablamos de esta temática, se hace referencia en palabras simples a la capacidad de despertar (tener cierta lucidez) dentro de un sueño. Esto comienza, por darse cuenta que estas soñando y con el objetivo de poder controlar este tipo de experiencias a voluntad, ejerciendo a través de la libre elección el acto de viajar o hablar con otras personas que no necesariamente sean de tu entorno común y cotidiano, esto entre muchas acciones. En otros términos, diremos que se trata de una experiencia extracorporal ocurrida en otra dimensión, ya que esto no sucede en tu mente ni cerebro, tampoco en el mundo físico, es decir, es un fenómeno propio de otro plano. 

Con el propósito de comprender el fenómeno de los sueños, la investigación en la materia es bastante productiva, ya que, muchos son los autores que se han dedicado al estudio del tema, incluso en la misma biblia se señala. En cuanto a esto, los ámbitos desde donde  ha sido abordado son variados, considerando religiones como el budismo. Así también, la industria de la entretención como el cine y la academia científica a través de universidades que están realizando estudios sobre el tema. A partir de ello, diferentes términos han surgido para aludir a este tipo de experiencias como lo son los “sueños lúcidos”, “viajes astrales”, “desdoblamiento astral”, “proyección del Eidolón”, “experiencia extracorporal” y “sueño cuántico”, por mencionar algunas.

¿Me estás hablando qué existen otras dimensiones?

Así es, ciertamente debido a la falta de lucidez o conciencia despierta, pensamos que esta, nuestra tercera dimensión de Euclides, con largo, ancho y alto es lo único, pero en realidad el universo trabaja en siete dimensiones fundamentales, siendo la tercera, la ciencia. Esto último, se debe al acercamiento o aproximación de la misma a la comprobación, esto por medio de la teoría de la relatividad de Einstein que dio paso al descubrimiento de la cuarta dimensión, aspecto estudiado desde la física cuántica, inclusive cierto grupo de científicos se dedica exclusivamente a la investigación de los fenómenos que se procesan en el sueño del ser humano. 

Es por esto, y con la finalidad de profundizar en la temática, y a medida que avanzamos en su desarrollo, daremos datos precisos y fuentes de referencia que te pueden orientar aún más.

¿Existen otras personas que hayan experimentado un sueño lúcido?

De acuerdo con los datos aportados por wikipedia haciendo referencia a los estudios del D.R STEPHEN LABERGE, Una gran parte de la población ha por lo menos vivido en algún momento de su vida la experiencia espontánea del sueño lúcido, así sea furtivamente, por ejemplo en el curso de una pesadilla cuando la toma de consciencia del hecho de soñar precede el despertar.

Se han llevado a cabo varios estudios para determinar el porcentaje de la población que ha tenido sueños lúcidos, variando sus resultados entre el 26 % y el 82 %. Este rango se explica por el tipo de selección de la muestra (al azar, estudiantes de psicología, interesados por el tema), por diferencias en la definición de sueño lúcido, por la confusión con los sueños prelúcidos o la ausencia de verificación del contenido del sueño. De cualquier modo, es menos frecuente que el fenómeno se presente con frecuencia, situándose entre 21 % y 37 % los sujetos que expresan registrarlos con cierta regularidad (una o más veces por mes). El sueño lúcido parece ser más frecuente en los niños. Según Armstrong-Hickey, el 63 % de los niños de diez años aseguran tenerlo todos los meses, bajando a 36 % respecto a los niños de 12 años.12

No se han encontrado diferencias significativas entre los sujetos que registran con frecuencia sueños lúcidos en función de su sexo, nivel educativo,13​ o de factores basados en la personalidad.14

en sintesis muchas personas han tenido por lo menos una vez en la vida algún tipo de experiencia extracorporal en otra dimensión, lo que hoy llamamos sueños lúcidos o viajes astrales. Ahora bien, y con el propósito de llevarte a la comprobación, te invitamos a realizar un sencillo experimento. Reúnete con tu familia o un grupo de amigos y comienza a plantear este tema, algunas personas se van a reír, otras lo encontrarán raro y fantasioso, pero más de alguna dará testimonio de algo muy raro ocurrido en un sueño.

¿Por qué no puedo ver esas dimensiones?

Esto se debe a nuestra capacidad para percibir las cosas y los fenómenos, donde percibir es una característica de la conciencia. Lamentablemente, y de acuerdo con lo planteado por el conocimiento gnóstico, esta se encuentra dormida y por ende no nos damos cuenta incluso de fenómenos propios de la tercera dimensión. Por ejemplo, el planeta gira a una velocidad de más de 700 km/hora, vivimos en la epidermis del planeta Tierra, muchas veces girando boca abajo por su fenómeno de rotación y traslación, la luz va y viene, no es continua, pero nuestras capacidades de percepción son limitadas, siendo fenómenos indiferentes a nuestros sentidos.

¿Existen pruebas científicas al respecto?

A decir verdad, la ciencia no puede negar el fenómeno, razón por la cual se ha dedicado a investigarlo. En relación con ello, existen pruebas científicas que avalan la realidad de los sueños lúcidos, a través de documentación de referencia que daremos a conocer, pero lo más importante es preguntarte si ¿has podido experimentarlo?. La comprobación es de suma relevancia, ya que cuando experimentas por ti mismo un fenómeno, tu experiencia se vuelve científica, debido a que una premisa máxima de la ciencia es la comprobación. Por lo tanto, te invitamos a comprobar.

Etimología

La palabra sueño viene del griego “hypnos”, concepto que hace referencia a un estado hipnótico y claro es, que cuando sueñas todo lo que sucede ahí es ajeno a tu voluntad. Este concepto también comparte su raíz con el término “somnus”, derivado de sonámbulo, en ambos casos refiere a un estado en el que existe ausencia de eso que se llama conciencia, lucidez, voluntad, discernimiento.

Por otra parte, y de acuerdo con el conocimiento esotérico o metafísico (más allá de la física), la definición de sueño es más profunda, tomando en consideración la existencia de otras dimensiones más allá de la materia. De acuerdo con esto, el conocimiento esotérico, nos enseña que los sueños son fenómenos propios de la quinta dimensión, lugar al que viajamos todas las noches cuando nos disponemos a dormir. Es así como la mayoría de las personas viajan a este lugar dormidas sin conciencia, pero existe un pequeño porcentaje de personas que viajan conscientes a este lugar, de ahí el concepto sueños lúcidos.

En relación con lo anterior, el término lucidez, hace referencia a luz dentro de la persona, quien posee luz en su interior es aquel que tiene conciencia despierta, por tanto, puede darse cuenta de aquellas cosas que los demás no pueden. En conclusión, un sueño lúcido es aquel donde viajamos a otra dimensión con la capacidad de darnos cuenta dónde vamos y lo que podemos hacer dentro de un sueño.

Práctica para tener sueños lúcidos

Para lograr sueños lúcidos, necesitamos grabar en nuestra memoria una pregunta clave, ¿estoy en el mundo físico o el mundo astral?. Vamos a practicar durante el día el desarrollo del estado de “alerta percepción”, es decir, vamos a observar los objetos a nuestro alrededor como si fuera algo nuevo, con asombro, alertas frente a cualquier representación extraña que percibamos. 

De esta forma, y cuando nuestra capacidad de asombro actúe ante situaciones que escapen a lo normal o natural, nos preguntaremos ¿estoy en el mundo físico o en astral?. Se necesita que realicemos esta pregunta muchas veces al día, para que de esta manera quede alojada en nuestro subconsciente, la consecuencia de esto será la proyección de la pregunta en el mundo astral, en el que nuestro subconsciente se preguntará si está en el físico o en el astral.

Para hacer más sustancial nuestra experiencia, comprobaremos en qué lugar nos encontramos de acuerdo con las leyes de la física, entonces tiraremos nuestro dedo índice con los dedos de nuestra mano izquierda con la intención de estirarlo. Si esto ocurre, es porque estamos en el mundo de los sueños. Lo anterior, también puede verse complementado, al  dar un salto con la intención de quedar flotando en el ambiente, si esto se logra, es porque nos encontramos en el mundo astral.

De acuerdo a las leyes de la física, lo anterior no podría suceder en la tercera dimensión de Euclides. Por tanto, esto solo puede ocurrir en un espacio que escape a la 3ª dimensión, donde las leyes son distintas y el cuerpo es protoplasmático, razón por la cual puede estirarse y también flotar en el ambiente, levitar e incluso volar. Por tanto, estas sencillas indicaciones, nos ayudarán a comprobar si estamos fuera del cuerpo, y por consecuencia, en la quinta dimensión o mundo de los sueños. 

Por último señalar que, la recomendación final que hacemos a todos los estudiantes de la gnosis, es que pidan a su real ser interior, a su Divina Madre Kundalini la ayuda necesaria, la guiatura para ser conducidos durante esta experiencia.

¿TE GUSTARÍA REALIZAR EL CURSO GRATUITO DE GNOSIS?

El curso de Gnosis se denomina Primera Cámara y corresponde a un autentico curso de autoconocimiento y esoterismo practico de 16 clases. En este curso aprenderás  psicoanálisis, el despertar de la conciencia, meditación, vocalización de mantrams, runas, ejercicios físico esotéricos, alquimia, el ser y la conciencia, los chakras, la ley del karma, reencarnación, los misterios de la vida y de la muerte, filosofía gnostica, sobre los elementales de la naturaleza, la iniciación, entre otros temas.